El caso de los 5 monos

Un equipo de científicos colocó a cinco monos (chimpancés) en una jaula, y en el centro pusieron una escalera y hasta arriba de la escalera un plátano. Inmediatamente al entrar a la jaula uno de los monos subió por la escalera para agarrar el plátano, pero antes de llegar a la cima los 4 monos restantes fueron rociados con un chorro de agua fría, por lo que bajaron al otro mono a la fuerza. Pasado algún tiempo ninguno de los monos subía la escalera.

Los científicos sustituyeron a uno de los 5 monos con uno nuevo, el cual al entrar subió por la escalera, pero inmediatamente los monos restantes lo bajaron a palos (nunca se roció a los monos antes de bajar al nuevo), después de algunas palizas el nuevo mono nunca más trato de subir la escalera. Así un segundo mono fue cambiado y trató de subir la escalera por lo que fue bajado a golpes, el primer mono sustituido participó activamente en la paliza. Así uno a uno todos los monos veteranos fueron sustituidos repitiéndose el episodio descrito arriba, hasta que los científicos quedaron con 5 monos que nunca habían sido rociados por el chorro de agua fría, pero si un mono nuevo entraba, recibía la paliza al tratar de subir la escalera. Si fuera posible preguntarles a los monos ¿por qué golpeaban al nuevo integrante? ¿Qué cree usted que seguramente responderían…? No se sorprenda si la respuesta es: “Porque siempre se ha hecho así”.

Anuncios

4 comentarios to “El caso de los 5 monos”

  1. Vero Says:

    Buenos días René

    Muy interesante la lectura, me gustaría leer el análisis del costo social del comportamiento contrario.

    Saludos Vero.

    • renearboleda Says:

      Verónica:
      El costo social puede ser muy alto, pero por la reinvidicación del pensamiento, el derecho a la libertad, el respeto a los derechos y también a la individualidad (¿por que no?), podría valer la pena que la gente se pregunte por ejemplo ¿cuál es la verdadera razón de las cosas? ¿para qué sirve realmente mi trabajo? ¿de que manera contribuyo al desarrollo? ¿qué sentido tiene esto que ahora mismo estoy haciendo? Esto que estoy haciendo, al tiempo que me beneficia ¿beneficia también al conjunto y contribuye al mejoramiento de la sociedad? La lectura que habría que darle al caso de los 5 monos es el hecho de que: muchas personas no se dan cuenta del terrible y dañino efecto que causa el condicionamiento social, la costumbre, la “cultura”, la “educación”, los mitos, las fantasías y las falsas creencias abonadas en el comportamiento de los seres humanos y como consecuencia, en el desarrollo del colectivo social. Estos elementos fuera de todo tipo de análisis y reflexión, hacen que la gente acepte que las cosas son así, ¡simpelmente porque siempre se han hecho así!, así es la norma, así es dice la ley, así es el modelo y ya no se puede cambiar. El mirar de manera distinta, buscar más allá de los límites, quiebra los paradigmas y aunque a veces los otros te miran como disidente, si bien eres diferente, eres también inteligente, pero mas que eso; eres como los pioneros que viajan en la cresta de la ola, vertiginosa, campeante, espumosa, compleja, caotica e incierta, y aunque en la cresta de la ola te acompaña el riesgo, el peligro, la turbulencia, “el chorro de agua fria” y el golpe, sabes que si llegaste hasta ahi, es porque te has encontrado contigo mismo y con tu verdadera naturaleza y tienes que luchar.
      Gracias por entrar, saludos Verónica.
      René Arboleda

  2. Javier Says:

    El costo social, por ejemplo, desde la dinámica que subyace a las politicas de “convocatorias públicas” (al menos en sur -america) es la reducción sustantiva de nuevo conocimiento. Todo porqué, porque el mono que entra al juego (http://www.cunday.info/2010/02/convocatorias-publicas.html) sabe que no tiene mucho a favor para proponer un cambio, porque los otros monos le ayudan a entrar y no van a ver con agrado que trate de cambiar las cosas que ellos durante muchos años han manejado con total mediocridad. Siempre se buscan un mono que no sea competencia pero lo que no se dan cuenta es que en un momento de crisis ya no tendran recursos para salir adelante. Buen caso el de los monos estos, se parecen mucho a un grupo de “colegas”.

  3. René Arboleda Says:

    Interesante Javier, el juego parecería decir lo siguiente: “metamos a un mono que no nos de mayores problemas, hagámosle notar que fue por nuestra influencia que logró entrar y así nos debe una, de paso mantenemos el “estatus quo” y aumentamos incluso la cuota de poder”.
    El problema como bien señalas es que el círculo vicioso es más bien una especie de globo vicioso que no tarda en reventar, y cuando eso sucede le hechas la culpa al sistema y ya está, no hay responsables. Actuando de este modo gana la incopentencia a todos los monos, salvo a aquel que esté dispuesto a defender a toda costa su individualidad racional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: