El pensamiento complejo de la complejidad

Una manera de optimizar las condiciones de posibilidad para el desarrollo de una complejidad aplicada es facilitar la comprensión, a través de una definición abierta e inclausurable, sobre qué significa pensamiento complejo. Para ello es necesario mostrar la diferencia entre complicación y complejidad. Luego veremos algunos conceptos de complejidad y más adelante será necesario introducirse en una definición abierta de pensamiento complejo.

Complejo, complicado, se aplica a un asunto en el que hay que considerar muchos aspectos, por ser difícil de comprender o resolver. A partir de esta definición podemos deducir, qué entendemos por comprensible: aquello que por algún medio puede ser simplificable, reductible, comprimible. La asociación entre complejidad y complicación, hasta el punto de considerarlos sinónimos, no solo se encuentra en el ámbito del lenguaje ordinario, sino también en distintos campos científicos.

La complejidad es, a primera vista, un tejido de constituyentes heterogéneos inseparablemente asociados que presentan la paradójica relación entre uno y lo múltiple. La complejidad es efectivamente el tejido de eventos, acciones, interacciones, retroacciones, determinaciones, azares, que constituyen nuestro mundo fenoménico. Así es que la complejidad se presenta con los rasgos perturbadores de la perplejidad; es decir, de lo enredado, lo inextricable, el desorden, la ambiguedad y la incertidumbre. Se puede decir que aquello que es complejo recupera, por una parte, el mundo empírico, la incertidumbre, la incapacidad de lograr certeza, de formular una ley eterna, de concebir un orden absoluto. Y recupera, por otra parte,algo relacionado con la lógica; es decir, con la incapacidad de evitar contradicciones.

En la visión clásica, cuando una contradicción aparecía en un razonamiento, era una señal de error; significaba dar marcha atrás y emprender otro razonamiento. Pero en la visión compleja, cuando se llega por vías empírico-racionales a contradicciones, ello no significa un error sino el hallazgo de una capa profunda de la realidad que, justamente porque es profunda, no puede ser traducida a nuestra lógica.

La complejidad no es complicación. Lo que es complicado puede reducirse a un principio simple, como una madeja enredada o un nudo marinero. Ciertamente, el mundo es muy complicado pero, si no fuera más que complicado, es decir, enredado, multidependiente, etc., bastaría con operar las reducciones bien conocidas: juego entre algunos tipos de particulas en los átomos, juego entre 92 tipos de átomos en las moléculas, juego entre cuatro bases del código genético, juego entre algunos fonemas en el lenguaje. Este tipo de reducción, absolutamente necesaria, se volvería destructiva si intentara ser suficiente, es decir, si pretendiera explicarlo todo. El verdadero problema no es, pues, convertir la complicación de los desarrollos en las reglas de base simple sino asumir que la complejidad está en la base. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: