La confusión entre caos, complejidad y determinismo 2

Hace cuarenta años, cuando comenzó a desarrollarse, se hablaba de la ciencia del caos, que de pronto pasó a denominarse caos determinista, para diferenciarlo del caos producto del puro azar. Actualmente tiende a afianzarse la palabra complejidad, que designa el estudio de los sitemas dinámicos que están en algún punto intermedio entre el orden en el que nada cambia, como puede ser el de las estructuras cristalinas, y el estado de total desorden o caos, como puede ser el de la dispersión del humo.

Los fenómenos de caos determinista o de complejidad se refieren a muchos sitemas que existen en la naturaleza cuyo comportamiento va cambiando con el trancurrir del tiempo-sistemas dinámicos-. Dichos fenómenos aparecen cuando los sistemas se hacen extremadamente sensibles a sus condiciones iniciales de posición, velocidad, etc., de modo que alteraciones muy pequeñas en sus causas son capaces de provocar grandes efectos (ver efecto mariposa). Como consecuencia de ello no es posible predecir con exactitud como se comportarán dichos sitemas más allá de cierto tiempo, por lo que parecen no seguir ninguna ley y estar regidos por el azar.

Pero los investigadores han encontrado que los sitemas dinámicos, en esas condiciones, presentan pautas de regularidad colectiva aunque no sea posible distinguir el comportamiento individual de cada uno de sus componentes. Se ha constatado que hay ciertas características comunes que permiten incluir en el estudio de procesos complejos no solo los sistemas físicos y químicos inertes, sino también organismos vivos, analizados mediante herramientas matemáticas comunes. La herramienta fundamental es la computadora, sin la cual hubiera sido imposible desarrollar este nuevo enfoque de los sistemas dinámicos.

Una de las consecuencias de esta confusión entre caos y caos determinista es aquella falsa idea de un campo demarcable de estudio, hoy en construcción, cuyo cometido sería mostrar que la complejidad no es otra cosa que una transitoria complicación que será puesta en su lugar, a través del algoritmo de turno, que simplificaría el problema y, así, superaría el sobresalto desetabilizador de la complejidad. Es decir, la complejidad sería algo como la expresión de una incapacidad funcional, desconocimiento o ignorancia transitoria del observador.

El pensamiento complejo comprende el orden a través de una idea más rica que la idea de ley del determinismo, pues, además de esta, incluye las ideas de constreñimiento, estabilidad, constancia, regularidad, repetición, estructura,  invariancia, etc. El orden-constreñimiento, constancia, estructura e invariancia,etc.- no es anónimo, universal, general, eterno y antinómico de la singularidad; sino que es un orden productivo, tiene un origen condicionado y aleatorio y depende de condiciones singulares y variables. De este modo, este orden nuevo rompe con la idea según la cual solo hay ciencia de lo general. Al complejizarse, la idea de orden se relativiza. El orden no es absoluto, sustancial, incondicional y eterno, sino relacional y relativo; depende de sus condiciones de aparición, de existencia y de continuación, y ha de ser reproducido sin cesar: todo orden, cósmico, biológico, etc., tiene fecha de nacimiento y, tarde o temprano, tendrá fecha de defunción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: