La confusión entre caos, complejidad y determinismo 3

Para el determinismo, la incertidumbre que causa un fenómeno aleatorio procede de la debilidad de los medios y recursos cognositivos del espíritu humano, de su ignorancia. Insuficencia, debilidad e  ignorancia que impedirían reconocer el determinismo y el orden inmutable ocultos tras los aparentes azares y desórdenes, y cuya subsanación permitiría acceder a ese orden oculto tras el aparente desorden. Sin embargo, el problema es más profundo: la complejidad es un fenómeno no simplificable porque a partir de la experiencia de los límites en diferentes campos de la ciencia -física cuántica, relativista, termodinámica, biología- hoy ya no podemos pensar en términos de dioses o demonios, a la hora de transformar en determinista una trayectoria o un haz de trayectorias, merced a la concepción de sistemas dinámicos alejados del equilibrio. El problema de la complejidad manifiesta una incertidumbre ineliminable en el seno mismo de la cientificidad.

La dimensión más profunda y perturbadora de la complejidad no es su dimensión metafórica y su potencial para pensar lo enorme, las emergencias y las dinámicas interactivas, porque si bien, esto enriquece el conocimiento y, en varios aspectos, el desarrollo de la matemática, la física, la biología y las ciencias humanas y sociales, es cierto también que no hay novedad desde la perspectiva filosófica.  La complejidad afecta sobre todo a nuestros sistemas lógicos de reflexión y obliga a una redefinición del papel de la epistemología. En ese sentido, debemos hablar de pensamiento complejo para diferenciarlo de las teorías del caos determinista. Debemos hablar de pensamiento complejo porque nos introducimos en una epestimología compleja cuyo esfuerzo es  de segundo orden o del conocimiento del conocimiento. Una epestimología compleja cuyo esfuerzo se oriente, no tanto al estudio de los sistemas observados, como a las dinámicas reflexivas.

Si bien la complejidad emerge sobre todo, en el campo de las ciencias naturales, no menos cierto es que, si existe un ámbito al que le corresponde por antonomasia el calificativo de complejo, ese es el mundo social y humano que, por cierto, es primordial para la experiencia educativa. La razón es obvia, porque una de las preocupaciones fundamentales de toda educación que se precie, es la preocupación por el mejor modo de convivencia política en la polis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: